Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Accesibilidad
Ir arriba

Arriba

Rehabilitación Visual 29/09/2014

Rehabilitacionvisual

¿Qué es la baja visión?

Los últimos avances en oftalmología y la frecuencia de las revisiones oculares preventivas permiten que un gran número de patologías que afectan a los ojos no supongan la pérdida total de la vista.

Sin embargo, algunas enfermedades provocan una pérdida de visión que no puede ser restablecida por medio de cirugía, otros tratamientos farmacológicos, o incluso gafas convencionales. Esta visión que puede ser útil, pero insuficiente, se llama baja visión.

Los síntomas más frecuentes son la pérdida de visión de objetos en detalle, la disminución de campo visual (visión lateral, escalones, etc.), o ambos a la vez.

Las enfermedades más frecuentes que ocasionan baja visión son la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), la retinosis pigmentaria, las cataratas, la retinopatía diabética (EMD) y el glaucoma.

¿Cuáles son los síntomas?

— Pérdida de visión central: el paciente puede acusar una pérdida de visión que le impida leer, ver la televisión, reconocer las caras de las personas, pero que no le imposibilite la movilidad. Esto ocurre a aquellas personas que padecen degeneración macular asociada a la edad.

— Pérdida de campo visual: el paciente sufre una limitación de la visión periférica (lateral, superior, inferior o en túnel). Padece problemas de movilidad porque no ve, por ejemplo, los obstáculos ni las escaleras. Es un síntoma clásico del glaucoma o de la retinosis pigmentaria.

— Deslumbramiento, pérdida del contraste y confusión de colores.

— Distorsión de la imagen.

— Visión borrosa.

El equipo especialista en baja visión realizará un estudio para evaluar la visión de cada paciente. A partir de este se determinará la agudeza visual, la sensibilidad al contraste, el campo visual y la visión de los colores.

¿Cuándo deberíamos acudir al especialista en baja visión?

Cuando el oftalmólogo nos ha diagnosticado una enfermedad ocular (DMAE, glaucoma, catarata no operable, etc. ) que nos impide realizar tareas cotidianas de lejos o de cerca, y que con soluciones ópticas convencionales (gafas, lentes de contacto, etc.) no logramos mejorar. En muchas ocasiones será el oftalmólogo quien recomendará esta rehabilitación visual.

¿Qué es un programa de rehabilitación visual?

El objetivo de la rehabilitación visual se centra en proporcionar a las personas con discapacidad visual estrategias que faciliten el desempeño de las actividades cotidianas en el entorno laboral, educativo, cultural y de ocio, favoreciendo la integración social y la autonomía personal.

Un programa de rehabilitación visual consiste en un conjunto de ejercicios visuales destinados a enseñar el manejo eficaz de las ayudas y la mejora de las habilidades visuales.

Estos instrumentos nos permiten aprovechar el resto visual para mejorar las habilidades de la vida diaria y, por lo tanto, aumentar nuestra calidad de vida.

Hay que entrenar diferentes habilidades para que el paciente domine su ayuda: localización, enfoque, detección, recorrido y rastreo. Donde más hincapié haremos es en los aspectos de recorrido y rastreo o seguimiento.

Un buen programa de entrenamiento constituye la base para que el uso posterior de la visión residual, con ayudas ópticas, se produzca satisfactoriamente y no se abandone su utilización ante cualquier dificultad.

El entrenamiento debe estar basado en las necesidades concretas que plantea cada persona y no solo en las que manifieste la familia o las que presuponga el optometrista, por eso el entrenamiento debe ser individualizado.

Los objetivos del entrenamiento específico en baja visión deben fijarse teniendo en cuenta las características de cada paciente: edad, causa y grado de la discapacidad, inteligencia, motivación, profesión.

El punto de partida del entrenamiento o rehabilitación debe ser el conocimiento por parte del paciente de las posibilidades de su resto visual, las repercusiones funcionales que le produce su patología y como optimizar su funcionamiento con ayudas ópticas.

 


Autor

Carol Camino
Optometrista
Especialista en Baja Visión

Última modificación 3 Agosto, 2017 - 16:36