Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Accesibilidad
Ir arriba

Arriba

Miopía, hipermetropía y astigmatismo 24/03/2013

miopia-hipermetropia-astigmatismo

 ¿Qué es la refracción ocular? 

Gran parte de las consultas oftalmológicas se deben a problemas en la refracción ocular. La mayor parte de refracciones no son enfermedades propiamente dichas sino pequeñas variaciones en el tamaño o en la forma del ojo que provocan que las imágenes se vean desenfocadas y obligan al paciente a llevar algún tipo de corrección óptica.

Los defectos de la refracción ocular son tres: la miopía, la hipermetropía y/o el astigmatismo.

Miopía

El ojo miope tiene una longitud mayor de lo normal. Las imágenes de los objetos lejanos quedan enfocadas en un plano por delante de la retina y estos se ven borrosos.

Hipermetropía

La hipermetropía es el defecto opuesto a la miopía. El ojo tiene una longitud menor de lo normal y, por ello, las imágenes de los objetos lejanos quedan enfocadas por detrás de la retina.

Astigmatismo

Los astigmatismos son defectos que dependen de la regularidad (esfericidad) de las superficies ópticas, sobre todo de la córnea. A menudo coexisten con la miopía o la hipermetropía.

Una gran parte de la población tiene algún grado de astigmatismo.

Cómo corregir los defectos de refracción

La cirugía refractiva tiene como finalidad reducir o eliminar la dependencia de corrección óptica (gafas o lentillas) de forma definitiva.

En la actualidad disponemos de una serie de técnicas quirúrgicas que corrigen los defectos de refracción de forma definitiva y que nos permiten evitar la dependencia de las gafas. Entre estas técnicas de cirugía refractiva, diferenciamos dos tipos:

  • Las técnicas con láser, que se realizan en la córnea. Son las más utilizadas en miopías, hipermetropías y astigmatismos no muy elevados.
  • Las técnicas con lente intraocular fáquica. Se utilizan, normalmente, en casos de mayor graduación o en los que por alguna circunstancia no puede emplearse una técnica con láser. La tendencia actual, dada su seguridad, su alta predictibilidad y la calidad de visión que proporcionan a los pacientes, es utilizar técnicas con lente intraocular para refracciones cada vez menores.

Técnicas de cirugía refractiva

Cirugía refractiva corneal

LASIK

La cirugía refractiva con láser más utilizada es el LASIK. Consiste en la modificación de la forma de la córnea para cambiar la refracción o graduación total del ojo. Para ello, se separan cuidadosamente las primeras láminas del tejido corneal (flap corneal), ya sea de forma mecánica o con el láser de femtosegundo, para aplicar posteriormente el láser excimer, que modela la córnea para corregir las dioptrías deseadas. Por último, se recubre la zona tratada con el flap corneal, sin necesidad de puntos, para restablecer la superficie ocular normal.

El láser excimer con el que contamos en el Institut de la Màcula permite realizar tratamientos personalizados para aumentar la precisión en la corrección y mejorar la calidad visual, además de respetar de forma más eficiente el espesor de la córnea.

La cirugía refractiva LASIK se realiza con anestesia tópica, dura unos pocos minutos y es indolora, y la recuperación visual es prácticamente inmediata. En pocas horas el paciente puede realizar la mayoría de sus actividades habituales sin necesidad de gafas.

PRK

La queratectomía fotorrefractiva (PRK) con láser excimer es una técnica quirúrgica mediante la cual se realiza la corrección de las dioptrías con ablación superficial corneal. Con esta técnica el láser se aplica directamente sobre la superficie externa de la córnea para esculpir una nueva superficie óptica bajo el epitelio.

Las principales ventajas de la PRK son su simplicidad, seguridad (no necesita corte corneal) y precisión. Sin embargo, al final del tratamiento deja un área corneal denudada de su epitelio, el cual debe regenerarse. Esto puede provocar molestias postoperatorias durante los primeros días.

La PRK puede ser preferible en algunos casos, sobre todo para corregir miopías bajas y en casos de opacidades corneales superficiales que se quieran eliminar.

 

Algunas consideraciones

La elección de la técnica de cirugía refractiva más adecuada para cada persona depende de varios factores. Es fundamental que el defecto refractivo se mantenga estable durante un mínimo de un año y que el paciente tenga más de dieciocho años y esté muy motivado para realizar la intervención.

El cirujano tendrá en cuenta el número de dioptrías a intervenir, las características de la córnea en cuanto a forma, curvatura, regularidad y espesor determinados, las características del segmento anterior del ojo y la profundidad de cámara anterior, y también valorará, tras realizar una exploración oftalmológica completa, el estado de las diferentes estructuras oculares.

Se realizarán unas pruebas complementarias específicas y, una vez valorados cuidadosamente estos factores, el especialista asesorará sobre la técnica de cirugía refractiva más adecuada y segura para cada caso concreto.


Tratamientos relacionados

· Cirugía refractiva corneal: LASIK, PRK

· Cirugía refractiva con implante de lente fáquica de cámara posterior (ICL)

· Contactología


Procedimientos relacionados

· Aberrometría

· Topografía corneal

· OCT segmento anterior

· Microscopía especular

· Test de Schirmer

· Queratometría


Autor

Dra. Paula Verdaguer, MD, PhD
Número de Colegiado COMB: 40.737
Médico Oftalmólogo
Especialista en Córnea, Cirugía Refractiva y Cataratas

Última modificación 19 Octubre, 2017 - 16:59