Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Accesibilidad
Ir arriba

Arriba

Glaucoma de ángulo estrecho 09/09/2013

Tonometria angulocerrado

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza generalmente por el aumento patológico de la presión intraocular por falta de drenaje del humor acuoso, aunque este no es el único motivo, y tiene como condición final común una neuropatía óptica que se caracteriza por la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico y cambios en su aspecto.

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico que, si no se trata produce un deterioro irreversible en la visión llegando a producir ceguera. Tiene una prevalencia del 2 % de los pacientes mayores de 40 años. Actualmente, representa la segunda causa de ceguera en todo el mundo.

Principales causas

La causa más común suele ser una presión intraocular más elevada de la que su estructura puede soportar, que provoca la pérdida de fibras de este nervio, lo que conlleva que la visión periférica del paciente se vea afectada.

El 70 % de los casos se suele asociar a una presión intraocular elevada y el 30 % corresponde a presiones normales en ojos sensibles.

Una consecuencia habitual del glaucoma es la pérdida del campo de visión, que se detecta mediante una campimetría. La pérdida de visión del glaucoma afecta primero a la parte periférica del campo de visión. Si la enfermedad no se trata, el campo de visión se irá cerrando cada vez más y más, se oscurecerá la parte central y, finalmente, degenerará en una ceguera total en el ojo afectado.

La pérdida de visión debida al glaucoma es irreversible, pero se puede prever o disminuir su progresión con el tratamiento adecuado.

Síntomas

En la mayor parte de casos el glaucoma no da ningún tipo de síntomas. La pérdida de visión lateral que se produce en la enfermedad suele pasar inadvertida, sobre todo al principio. En otras ocasiones, los pacientes experimentan cierta torpeza al bajar escaleras o dificultades para reconocer obstáculos que quedan a los lados. Muchas veces esto no se relaciona con problemas visuales y, por este motivo, muchos pacientes no acuden al médico hasta que la enfermedad está muy avanzada y afecta a gran parte de la visión. Se calcula que aproximadamente la mitad de los pacientes que tienen glaucoma no lo saben.

Principales factores de riesgo

Existen una serie de circunstancias relacionadas con un mayor riesgo de sufrir glaucoma:

-          Hipertensión ocular: presión intraocular mayor de 21 mmHg.

-          Edad: a partir de los 60 años el riesgo aumenta.

-          Antecedentes familiares: multiplican por casi 4 el riesgo de la población general.

-          Raza: los pacientes de raza negra tienen 6 veces más riesgo.

-          Miopías altas.

-          Grueso corneal delgado.

-          Factores vasculares: diabetes, hipertensión arterial, migrañas, enfermedades reumatológicas, entre otras.

-          Pacientes que están tomando corticoesteroides.

-          Signos en el ojo de obstrucción del ángulo: pseudoexfoliación (material proteico) y pigmento.

¿Cómo se diagnostica?

Actualmente, la visualización de la estructura y la función del nervio óptico son fundamentales en el diagnóstico, y no solo la toma de la presión intraocular. Por este motivo, se realizan las siguientes pruebas complementarias:

- Visualización del nervio óptico (oftalmoscopia).

- Medida de la presión intraocular (tonometría).

- Visualización del ángulo camerular (gonioscopia).

- Estudio de la visión periférica o campo de visión del paciente (campimetría).

- Estudio del grueso corneal (paquimetría).

- Estudio de la estructura del nervio óptico (tomografía de coherencia óptica - OCT).

¿Cuál es su tratamiento?

A día de hoy, no se puede recuperar el tejido nervioso que se haya deteriorado antes del diagnóstico, pero sí se puede evitar que el daño al nervio continúe avanzando.

Una vez instaurada la enfermedad, la disminución de la presión intraocular es el único tratamiento eficaz para frenar la progresión, incluso en los casos de presión que podrían parecer normales.

Para conseguir esta reducción se opta, en primer lugar, por colirios de gotas hipotensoras. Si no es suficiente, pueden seguirse otros procedimientos:

  • Láseres: como la trabeculoplastia láser de argón o la ciclofotocoagulación con láser diodo.
  • Quirúrgicos: como la trabeculectomía, la esclerectomía profunda no perforante o el implante de dispositivos de drenaje asociados o no a la cirugía de catarata.

Seguimiento

El glaucoma es una enfermedad crónica que requiere un seguimiento de por vida para asegurar que no hay progresión de la enfermedad. La presión ideal es diferente para cada paciente y es aquella que hace que la función y la estructura del nervio óptico se mantengan estables durante el tiempo. Estos cambios solo se pueden detectar en los controles periódicos de campimetría y/o de estructura.

 

Tipos de glaucoma

Existen dos tipos de glaucoma en función de si el sistema de filtración del ojo (ángulo camerular) está abierto o no,  glaucoma de ángulo abierto y glaucoma de ángulo estrecho.

Glaucoma de ángulo estrecho

El ángulo es más estrecho o prácticamente está cerrado. Si se cierra de manera intermitente, provoca episodios aislados de dolor ocasional y la visión de halos alrededor de las luces.

En el caso de que se produzca un cierre brusco, sube rápidamente la presión ocular, lo que ocasiona un dolor intenso, pérdida de visión e incluso náuseas y vómitos. Este caso se considera  una urgencia oftalmológica que requiere un tratamiento inmediato.


Tratamientos relacionados

· Medidas farmacológicas

· Tratamiento quirúrgico del glaucoma

· Tratamiento con láser


Procedimientos relacionados

· Campimetría visual

· Tomografía de coherencia óptica

· Paquimetría

· Tonometría


Autor

Dra. Marta Pazos, M.D.
Número de Colegiada COMB: 38.658
Médico Oftalmólogo
Especialista en Glaucoma

Última modificación 27 Junio, 2017 - 19:44