Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Accesibilidad
Ir arriba

Arriba

Un día en la consulta del doctor Jordi Monés

01/11/2018 · Noticia
iMACULAreport-10 muntatge fotos JM 6nov

Jordi Monés (MD, PhD, oftalmólogo y especialista en mácula y vítreo) es un claro ejemplo de convivencia entre la vocación médica, el compromiso con la investigación y la empatía con la persona que sufre un problema de visión. Un día en el Institut de la Màcula es una combinación de estos tres elementos

Jordi Monés llega cada día a la consulta en bicicleta después de realizar cerca de 20 Km. “Es la mejor forma de activarse e iniciar la jornada”, afirma.

De entre todos los pacientes que hoy atiende, destaca una mujer de 68 años con DMAE exudativa que ha llegado a perder el 60% de la visión. El objetivo de la visita es aplicar de nuevo el tratamiento y conseguir mantener el máximo nivel de visión. “Cuando le digo que no se va a quedar ciega, respira tranquila. Es uno de los mayores temores de cualquier persona”. Poco después, otra paciente con la misma enfermedad que ha logrado detener su avance, pregunta si ya puede dejar de venir a la consulta. "Algunas personas quieren interrumpir el tratamiento cuando creen que ya no están perdiendo visión, pero tengo que explicarles que es una enfermedad crónica, que nunca desaparece y no se puede bajar la guardia”.

La última visita de la mañana es un joven afectado por la enfermedad de Stargardt, en edad universitaria y con toda la vida por construir, “tiene que hacer frente a la enfermedad que va a afectar a sus estudios ya que va a tener problemas para leer. Es en ese momento cuando te das cuentas de que hay que seguir investigando para poder hallar una solución”.

La investigación es una carrera contrarreloj y un camino repleto de obstáculos, “aunque no por ello hay que ser negativos ya que los avances conseguidos en los últimos años nos hacen vislumbrar un futuro próximo donde las causas de la pérdida de visión y la ceguera no condenaran a los pacientes a la oscuridad”. En la actualidad, el doctor Monés – que ha sido investigador en la mayoría de los ensayos clínicos internacionales sobre DMAE que se han llevado a cabo durante los últimos 25 años y en otras muchas investigaciones pioneras – participa en varios proyectos prometedores.

SONY DSC

Tras las visitas, videoconferencia con la compañía biotecnológica CellCure, radicada en Israel, de la que Jordi Monés forma parte como asesor científico. Esta organización se dedica al desarrollo de terapias con células madre para enfermedades de la retina y neurodegenerativas. “La terapia celular se posiciona como una realidad terapéutica en todo el mundo. Para la DMAE atrófica, enfermedad de alta prevalencia que no tiene actualmente curación, la sustitución de una retina muerta por otra nueva está todavía en fase preclínica, pero estamos trabajando en ello intensamente”.

La labor investigadora se lleva a cabo desde la Barcelona Macula Foundation (BMF), entidad sin ánimo de lucro que lucha por encontrar la cura a enfermedades degenerativas de la visión, que trabaja gracias a las aportaciones desinteresadas de pacientes, empresas e instituciones.

Tras la pausa para la comida, reunión con el equipo investigador para preparar el encuentro anual del Consorcio del proyecto EYE-RISK que tiene como objeto compartir los adelantos en los últimos estudios para identificar los determinantes genéticos y no genéticos de la DMAE. “Estamos convencidos de que no hay progreso sin investigación y que para poder hacerlo hay que observar que ocurre en el mundo. También es imprescindible establecer alianzas y encontrar buenos compañeros de viaje”.

Finalizada la reunión, hay que preparar la intervención que realizará en ARVO, el encuentro internacional más importante de la especialidad. Jordi Monés, avezado dibujante, incluye en su presentación un dibujo realizado a mano alzada que ilustra su nueva hipótesis sobre la progresión hacia la atrofia geográfica. “A veces me parece que no es necesario utilizar la tecnología para explicar algo, sino que se puede plasmar de forma personalizada”.

La jornada finaliza con un repaso de lo importante, que no de lo urgente. “Es fundamental dejar su espacio a aquello que nos acerca a nuestros objetivos, aunque no sea para mañana. Lo inmediato ya está anotado en la agenda”.

iMACULAreport-10 destacados (700x204p) 6nov CAST-2

Última modificación 19 Noviembre, 2018 - 8:41