Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Accesibilidad
Ir arriba

Arriba

Se estima que el glaucoma afecta en España a más de un millón de personas

11/03/2019 · Noticia
_MG_8259

Es fundamental la detección temprana en una enfermedad que no avisa y cuyos daños son irreversibles si no se actúa a tiempo

Para la doctora Marta Pazos MD,PhD, oftalmóloga del Institut de la Màcula y especialista en glaucoma, es imprescindible concienciar a la sociedad de la importancia de realizar revisiones preventivas para poder diagnosticar la enfermedad de forma precoz antes de que afecte al campo visual.  El glaucoma es una enfermedad asintomática en la que los pacientes no advierten cambios en la visión periférica hasta que esta pérdida es significativa e irreversible. En España, podría haber más de un millón de personas que tienen glaucoma y se calcula que la mitad de ellas lo desconocen.

Este 12 de marzo, Día Mundial del Glaucoma, la comunidad internacional pone el foco en la importancia de realizar este control temprano, pensando tanto en el conjunto de la población como en las personas con antecedentes familiares que tienen entre 4-10 veces más riesgo de verse afectadas y que deberían realizarse controles anuales a partir de los 40 años. En general, la presión ocular elevada y tener más de 60 años también son otros factores para tener en cuenta. El glaucoma es una enfermedad crónica del nervio óptico que afecta a la visión periférica. Una vez detectada se puede tratar con colirios de gotas hipertensoras, con láser o con procedimientos quirúrgicos.

En la actualidad, los especialistas cuentan con un gran aliado para su diagnóstico: la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT). Esta tecnología de exploración no invasiva permite el estudio de la estructura del nervio óptico en base a un emisor de luz infrarroja, aplicando los principios de la interferometría. El Institut de la Màcula dispone de OCT de última generación que permite obtener imágenes de alta definición.

Según la doctora Pazos, "la OCT nos permite diagnosticar antes de que cambie la estructura del nervio óptico, por lo que podemos actuar y detener el avance de la enfermedad antes de que dañe la visión”.

De su dilatada experiencia, la doctora Pazos ha determinado algunos indicadores a observar por el oftalmólogo para poder sospechar progresión de la enfermedad:

  • Cuando se detecta una pérdida localizada de fibras nerviosas superior a cinco micras en una misma zona.
  • Si la velocidad de la pérdida de fibras nerviosas es mayor de una micra cada año.

En este sentido, la doctora Pazos -que ha presentado estas conclusiones en el reciente XIV Congreso de la Sociedad Española de Glaucoma- señala también la importancia de estudiar la información que ofrece la mácula, especialmente útil cuando el glaucoma es avanzado y la tecnología ya no detecta las variaciones que sufre el nervio óptico.

Última modificación: 16 Mayo, 2019 - 12:19